Reseñas a mis libros

Reseña a mi libro “Camino de vuelta” en El Gato Trotero

Yolanda  T. Villar  ha hecho una bonita reseña de mi último libro “Camino de vuelta”  os dejo el enlace a la página del Gato Trotero  donde podéis leerla. Siempre es de agradecer que digan cosas de lo que una escribe y mucho más cuando viene de una escritora a la que admiro y quiero . Muchas  gracias Yolanda.

http://elgatotrotero.blogspot.com.es/2016/07/camino-de-vuelta-de-barbara-fernandez.HTML

 

 

 

Reseña de mi novela “OLGA” en Alquibla

Os dejo el enlace a la página de ALQUIBLA  donde podréis leer una reseña que le han hecho a “OLGA” una de mis novelas.

Si os apetece leerla podéis pinchar en el siguiente enlace:

http://www.alquiblaweb.com/2016/07/19/resena-de-la-novela-olga-de-barbara-fernandez-esteban/

 

Gracias Eva.

Camino de vuelta en ALQUIBLA

Reseña a “Camino de vuelta” en la pagina de ALQUIBLA “Una mirada al mundo de las bibliotecas”

Muchas Gracias a Eva , responsable de esa bonita página.

 

Si queréis leerla solo tenéis que pinchar en el siguiente enlace:

http://www.alquiblaweb.com/2016/06/30/resena-de-la-novela-camino-de-vuelta-de-barbara-fernandez/

 

Camino de vuelta en el blog La palabra disuelta

Una bonita reseña de mi libro CAMINO DE VUELTA. Gracias al autor del Blog La palabra disuelta.

Aqui podeis leer la reseñana que han hecho a CAMINO DE VUELTA” en el blog  La Palabra disuelta

 

GRACIAS.

 

 

 

EN OTOÑO TAMBIÉN AMANECE

En otoño también amanece , de Bárbara Fernández Esteban

Hay quien dice que a todos aquellos que leen mucho, ya nada o muy poco les puede sorprender y enamorar como lo hacían los primeros libros, ya fuera por la impaciencia de la adolescencia o los textos prohibidos que nos hacían sentir adultos, en un ansia de conocerlo y vivirlo todo para avanzar los días tan rápido como nos fuera posible, como si el mañana se fuera a marchar corriendo ,y no pudiéramos alcanzarlo.

Libros que nos abrían caminos desconocidos, libros que nos adentraban en universos paralelos, libros que nos hacían soñar con mundos lejanos, libros que despertaran sentires dormidos y durmiesen pesares despiertos. Libros, libros, libros que cimentaran pilares en el aire. Libros. Libros y tiempo que corriera solo hacia adelante, huyendo de una juventud que nos parecía insultante e insulsa, ignorante e incluso ignominiosa. ¡Qué inocentes! tan solo eso, unos auténticos inocentes.
Cuando el tiempo ha pasado tan rápido que estas ideas se convierten en recuerdos, es cuando nos damos cuenta de que aquella ignota madurez que buscábamos, se nos está escapando de las manos…así de rápido corre Cronos. Y es cuando la lectura se transforma en placer absoluto, cuando ya no buscas aprender o evadirte sin más, sino cuando busques lo que busques, la lectura ya no es más que pura satisfacción. Absoluta, tremenda y omnisciente, como si fuéramos el narrador único de toda historia. Un Uróboro sin fin en el que un libro nunca es el final de una historia, sino una parte de otra que vendrá, y así, en ese momento, llegó el tiempo de En Otoño también amanece.
Cuando llegó a mis manos, lo primero que me llamó la atención de él fue su portada; unas manos maduras, una sobre otra, sobre fondo negro, sin abalorios, sin colorines ni luces de feria que distraigan la atención del lector, aún todavía un simple observador con la novela entre sus manos sin abrir. Algo se removió en mí desde ese momento, fue un suspiro que me trajo a la mente las manos de mis abuelos, aquellas que me encantaba mirar y seguir con mis dedos sus arrugas ¡Son los caminos de la vida que se han grabado en la piel! –me decía mi abuelo, y yo me sentía en calma mirándolas y tocándolas.
Siempre imaginé a mi madre un día con esas mismas manos, mirando por el ventanal del salón mientras tejía una mantita para poner sobre las rodillas. No pudo ser, para ella no hubo otoño, solo primaveras. Tal vez, por eso más si cabe, me pellizcó el corazón esa portada que traía a mi mente y mi espíritu lo que fue, lo que pudo ser y lo que un día será.
Y llegó el momento de sumergirme en la nueva novela de Bárbara. Un gato blanquinegro parece observarme con curiosidad desde la ventana, yo diría que está más interesado en el libro que tengo en mis manos que en mi misma; me acerco al alféizer, el gato no se asusta, lejos de marcharse se acomoda cerca de mí y de mi libro, astuto, con mirada escrutadora parece disfrutar de lo que ambos estamos leyendo. Una locura, o un momento de absoluta complicidad como pocos se dan en esta vida; y me sumerjo en la nueva novela de Bárbara Fernández, cuando todavía tenía muy presente a Amparo, Bárbara, Diana, Esperanza, Marta, Nuria, Paola, Xenia…mujeres que todos llevamos con nosotros porque decimos sus nombres y miramos sus ojos. Me embarcaba en una nueva aventura sin haber olvidado a Olga, la manipuladora, la egoísta, la oscura de alma. No hay puerta cerrada para disfrutar de las maravillosas historias de Bárbara Fernández, porque ella nos dio hace ya algún tiempo La Llave de los Mil Sueños que abre puertas y solo cierra ventanas para evitar, que el viento se lleve volando los papeles, dónde están garabateados esos primeros sueños que más tarde llegarán a nosotros dentro de una novela.
El Gato Blanquinegro se acurruca a mi lado mientras juntos, compartimos lectura. Si, es un momento mágico…
“Agustina es una mujer madura, que no vieja, que no está dispuesta a dejarse cubrirse de fino polvo solo por haberse jubilado y dejar atrás una vida y un mundo al cual siente que ya no pertenece. Y no es porque ella no quiera, es porque todos los que la rodean no dejan de repetírselo y recordarle que su tiempo ya ha pasado, que ha llegado el momento de parar y mirar a través de una ventana soleada como gira el mundo.
Pero Agustina no está dispuesta a ello, con empuje y fino sentido del humor en ciertos momentos, sabiéndose mayor se niega a sentirse tan mayor que el universo se le ha quedado joven para comprenderlo, disfrutarlo, pellizcarlo, morderlo, saltarlo, rodearlo, atravesarlo ¡De eso nada, Agustina se siente Capitán de su propio ejército de emociones y ganas de vivir y luchar contra todo aquel o aquello que Sitie su decisión de seguir viva, en su propia Guerra de la Independencia. Sin cañón, Agustina lucha sus batallas con empuje y alegría de ser quien es y haber llegado hasta dónde lo ha hecho, sin olvidar que todavía le queda mucho por recorrer.

Todo lo que hace tiempo dejó de sorprender a los más jóvenes, se convierta ahora para Agustina en un regalo envuelto en papel de colores, celofán y cintas brillantes, más que una sorpresa, un auténtico tesoro ¿Quién es nadie para decirnos qué hacer con nuestra vida, cómo vivirla, disfrutarla, incluso qué hacer mientras esta se aleja? ¿Quién debe planear nuestro cumpleaños, decidir que nos regalarán y si unas flores nos emocionarán? ¿Y si una mujer decide quitarse la faja para ponerse un picardías, también debe pedir permiso? Agustina no. Ya no. Tras toda una vida, es ahora cuando empieza a vivir.”

En Otoño también amanece, es un canto sin estridencias a las ganas de vivir y no dejarse vencer ni por uno mismo. Escrito con sencillez y claridad, las palabras fluyen entre sus páginas como fluyen las ganas de seguir leyendo entre el afortunado lector que tiene unas manos surcadas de vida, entre sus propias manos.
Como la luz de un faro que nos enseña el camino, el prólogo de Fernando Clemot abre un recorrido que solo acabará cuando las Agustinas que todos llevamos dentro, tiren la toalla, mientras tanto, la vida no para si no nos paramos.
Una vez más, Bárbara Fernández Esteban conecta con el lector sin fanfarrias ni palabras fuera de tono y control, sin historias forzadas a recorrer caminos que se pierden en abismos, Bárbara nos deleita y recuerda que la vida, es para quien está dispuesto a vivirla. Sin más, sin menos.
Un suspiro y un maullido, son las dos impresiones que la novela ha causado en sus dos extraños lectores. Buena señal. Buena lectura.
EN OTOÑO TAMBIÉN AMANECE
Bárbara Fernández Esteban
Prólogo: Fernando Clemot
Paralelo Sur Ediciones
Narrativa ActualUna reseña de Yolanda T. Villar
©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
FUENTE:
.

En otoño también amanece

EN OTOÑO TAMBIÉN AMANECE

En otoño también amanece

El último libro de Bárbara Fernández, En Otoño también amanece,  desarrolla, de manera muy plástica, cargado de fina ironía para no escurrirse por lo más fatal de la existencia, una idea que ha sido una constante a lo largo de la historia del pensamiento desde la Metafísica de Aristóteles: “El ya, pero todavía no”. Una idea poderosa que la autora  convierte en el hilo conductor de los quince relatos que conforman el libro.

Agustina, la protagonista de todos ellos, es una mujer madura, que no cae en el error de sepultarse, ni considerar que lo que le queda de vida puede ser una última oportunidad de recuperar la juventud, ni siquiera de vivir aquello que no vivió de joven, aunque se jubile para poder viajar todo lo que antes no pudo. No se trata de enmendar lo que se es, que eso es imposible, sino de seguir siendo donde casi todo es aún posible, menos para su marido.  Sus propios hijos y todo su entorno social se encargan de recordarle que ya ha sido, que es vieja (mayor), y tratan e inmovilizarla en su tiempo. Pero ella se empeña en dejar patente que ser mayor significa también, que, a pesar de haber sido, se sigue siendo. Que lo que se ha sido está ahí, pero todavía se es, y es tan importante el ser todavía y su plenitud, como el pasado, el haber sido. Que el “Ya”, solo lo declara la muerte, y Agustina quiere ser y será inmortal mientras viva.

Bárbara Fernández propone en su colección de relatos que no hay una forma preconcebida de ser mayor. Que lo permisible es un logro incontestable y que cabe involucrarse al máximo en el “todavía no” poniendo en funcionamiento todas las posibilidades. Las historias de Agustina se construyen sobre sus recuerdos para ir conformando un puzle que siempre será incompleto mientras siga nutriéndose de sus necesidades, de sus deseos, de sus esperanzas y de sus pasiones, en el que el azar es un elemento más de la construcción.  La autora no ha querido ponerse límites dejando de explorar el aspecto más carnal de la condición humana, más bien al contrario, lo ha dejado claramente abierto al utilizar con elegancia, como una metáfora más allá de lo literario incluso, el recurso al “picardías” de la protagonista. Agustina vuelve de cada aventura sin estrenarlo, aunque deseos y oportunidades no le han faltado. Abrir esa ventana como Bárbara lo hace es el guiño más inteligente que tiene para todos sus posibles lectores, incluso para aquel segmento muy determinado entre los que hubiera querido contar con su consideración más virtuosa. Existe, debe existir, para el viejo, a pesar de todo, ese mundo fabuloso que le da mayor sentido al “todavía no”, mientras cae la tarde.

En Otoño también amanece está escrito de una manera tan ágil que, no sólo facilita una lectura ávida, sino que el propio ritmo de las palabras lleva al lector a dejarse deslizar con suavidad hasta su punto final. Un relato lleva a otro sin solución de continuidad y el lector se queda con  cierto anhelo de más historias. Es un libro escrito con un estilo sencillo, perfilado y muy coloquial. Tiene una portada atractiva, acorde con el contenido de la obra, e induce a la compra y, por supuesto sin duda, a la curiosidad de los asiduos a los mostradores de las librerías. Su prólogo, de Fernando Clemot,  a mayor abundamiento, es como un foco que llama poderosamente la atención sobre título tan sugerente.

© jcll. Preludio. Noviembre 2012.

FUENTE: http://lapalabradisuelta.blogspot.com.es/2012/11/barbara-fernandez-ha-vuelto-en-otono.html

Olga -Reseña

 

 

OLGA de Bárbara Fernández Esteban

 

Reseña realizada por: YOLANDA T.VILLAR

 

 

 

Sobre:    OLGA

 

Bárbara Fernández no nos trae un libro sin más, una historia que puede tener tanto de ficticia como parte de realidad, no es una novela romántica al uso, porque el que espere leer una historia de amores y desamores de novelita romanticona, se va a llevar una gran sorpresa. No es una novela de misterio convencional, ni una historia moralista y lacrimógena gratuita. No.

 

Bárbara nos trae un viaje. Un gran viaje.

 

Un viaje físico que empieza en el puerto de Barcelona y lleva a sus protagonistas a recorrer en crucero la costa española, el estrecho de Gibraltar, las Islas Canarias, Cabo Verde, Salvador de Bahía, Rio de Janeiro, Copacabana…un viaje maravilloso que la autora nos describe con minuciosidad, con detalle, con mimo, notándose ese amor que no solo siente por los lugares que nos trae a través de las páginas del libro, sino su amor por las palabras hechas imágenes de la mano de sus detalladas descripciones. Pero sobre todo es un viaje emocional, iniciático casi, un viaje que los hados caprichosos parecen organizar para que sus protagonistas descubran lo que el Destino les tenía preparado en realidad.

 

Olga, título de la novela que nos trae al principio de la misma el aroma rancio de la melancolía, como una Rebecca cinematográfica que todo lo inunda con su ausente presencia, para dar paso capítulo a capítulo, a una auténtica Jezabel Wyleriana, que lejos de redimirse confinada a una isla curando enfermos de fiebre amarilla, se torna Fausto y Mefístófeles en un mismo ser, una Olga Hyde que no tiene en ningún rincón de su alma, un Doctor Jeckyll.

 

Olga. Secundaria de lujo que todo quiere poseer, niño en el bautizo y muerto en el entierro, que no logra brillar a pesar de ser filo de la navaja cuando conocemos y seguimos en su viaje a la auténtica protagonista de la historia, Rosa María. Rosa de los vientos y de Alejandría, mujer fuerte y poseedora de una verdad que oculta a todas luces para dejar que sea cada uno mástil de sí mismo y que aguante sus velas, que no cargue quien no debe con responsabilidades y errores ajenos, pues cada uno halla en sus pecados la penitencia, sin confesores ni intermediarios que alivien penas y dolores, y estos son muchos y pesan, pero no será ella quien desate la furia de los vientos a pesar de ser Rosa de los mismos. Porque ella es soplo y huracán, es brisa y tornado, es calma y tempestad.

 

Porque viajes hay muchos, Destinos uno solo, Rosa viaja y nos lleva de viaje amarraditos a su pecho y como diría su adorado Manrique… LA VIDA SON LOS RIOS QUE VAN A DAR A LA MAR, y con esta novela, Bárbara nos ha hecho ríos de sus letras, que desembocan en un mar de sentimientos y emociones a flor de piel. Bárbara Fernández se torna, Homero y Ulises de un viaje sin fin, el que lleva a “Olga” por Mascarón de Proa.

 

 

 

YOLANDA T. VILLAR, 2012 ©

 

 

 

“Porque digo tu nombre te llevo conmigo” Reseña

PORQUE DIGO TU NOMBRE TE LLEVO CONMIGO. De Bárbara Fernández Esteban,

 

Reseña realizada por : LOLA PEIRA LOZANO.

 

Hace unos días acabé el libro de relatos de Bárbara Fernández Esteban PORQUE DIGO TU NOMBRE TE LLEVO CONMIGO.

Son veintiocho relatos que amparándose en las letras del abecedario, la autora nos pasea por una mujer poliédrica de veintiocho caras o en su defecto, veintiocho mujeres diferentes.  Cada letra del alfabeto corresponde a la inicial de una protagonista. Historias variopintas que se leen muy ágilmente y muestran vidas y pensamientos de estas protagonistas.

 

Mi sentimiento es el de “vouyer” ocasional. Como mirar por una ventana y recrearse en la vida de estas féminas.

 

Muy bien escritas, dándoles diferentes giros según el personaje lo requería, Bárbara ha escrito una pequeña joya del denostado género del relato breve. Uno de mis preferidos, por otra parte.

 

Sería de agradecer que la autora repitiese la experiencia, pero esta vez paseando por el abecedario nombres masculinos. Desde aquí le lanzo el guante y a ver si lo recoge.
Lola Piera Lozano.  Escritora .

 

Abril, © 2012

 

 

 

 

 

.

 

 

 

 

 

.

 

“OLGA” (reseña)

Reseña literaria a “Olga” de Bárbara Fernández Esteban

 

Por: Luisa Fernanda Varón

Bárbara Fernández la escritora de “Porque digo tu nombre te llevo conmigo” y “La llave de los mil sueños”, nos sorprendió en Septiembre del año 2011 con su tercera publicación, “Olga”. Una novela en la que combina con maestría sentimientos tan diversos pero cercanos, como el amor y el odio entre otros. Y aunque el sentimiento predominante en la novela es el amor, no es una novela romántica convencional, es una historia donde se combina el romanticismo, la intriga, la realidad y la ficción, elementos que hace que este libro sea ameno y muy entretenido, y sí a todo esto le unes un estilo fresco y ágil con el que la autora nos narra esta historia tanta emocionante, el resultado es sorprendente. “Olga”, se desarrolla entre la tierra y el mar, entre un viaje de placer a bordo de un crucero que recorre las Islas Canarias, Cabo Verde, Salvador de Bahía, Río de Janeiro y Copacabana, y la vida cotidiana de los protagonistas. La autora nos describe exóticos destinos con detalle y mimo, haciendo que sus descripciones se cuelen en nuestras mentes formando imágenes claras de esos magníficos emplazamientos, pero cuando los protagonistas siguen con sus vidas en tierra, en sus casas, Bárbara nos muestra una ficción que bien pudiera ser una realidad, hechos que cualquiera pudiera vivir, ver o experimentar. Situaciones que nos hace sentir la historia cercana a nuestras vidas. Pero Bárbara también nos quiere mostrar en su libro la maldad de las personas, el límite o la falta de él para conseguir sus propósitos y como no, también la otra cara de la maldad, la bondad y la justicia. Esta historia tiene un ramillete de personajes dispares que el destino une y que hacen única a esta novela, que aunque no sea de una literatura exquisita, sí es una historia sorprendente con la cual al lector le resultará difícil aburrirse. Deja un buen sabor de boca al final y con ganas de seguir leyendo más sobre estos personajes tan variopintos.

 

 

 

Luisa Fernanda Barón Cuello©

 

 

 

“Porque digo tu nombre te llevo conmigo” (Reseña)

 

“Porque digo tu nombre te llevo conmigo ” de Bárbara Fernández Esteban

 

Reseña por Aurea-Vicenta González

 

“Porque digo tu nombre te llevo conmigo”, recopila, en orden alfabético y con nombre de mujer, unos relatos breves.

No es un libro exclusivo para mujeres, tampoco una guía para que los hombres aprendan a identificar el dolor, o las alegrías, de las féminas, es una obra en la que nos daremos de bruces con la ternura, los sufrimientos y los goces de la vida cotidiana, el sentido de respeto que todos nos debemos, y sobre todo con la experiencia de su autora que trasciende y se hace presente entre las emocionantes líneas de su escrito.

 

Aurea-Vicenta, 2012 ©

 

La llave de los mil sueños (Reseña)

“La llave de los mil sueños”

 

Autora: Bárbara Fernández Esteban

 

Reseña de : Yolanda T. Villar

 

 

 

Son muchas las maneras de llegar a vivir los sueños, tener una llave que te de acceso a ellos sin duda facilita mucho las cosas ¿pero dónde podemos conseguir esa llave y como estar seguros de que abrirá el baúl de los mismos y no la caja de Pandora? a veces es inevitable, el abrir una caja de truenos cuando intentamos cantar bajo una suave lluvia, el momento en el que el amor da lugar a una pasión desbordada y ni el más fiel y puro de los sentimientos da paso a la mayor de las desazones. Bárbara nos enseña como abrir ese baúl con la llave adecuada, bien engrasada y a prueba de todo óxido, y alcanzar todos y cada uno de los sueños que deseamos: con el más puro de los amores, el más respetuoso, el más cándido, el más profundo, el más sencillo y sincero, el más deseado y anhelado, el más aprovechado y disfrutado, el más grande que puede existir, el Verdadero. Un amor capaz de desafiar al Destino o incluso bailar al ritmo que este marca, sin prisas pero sin pausas, sabiéndose dueño de algo más grande que uno mismo, pero tan hermoso que nada ni nadie puede acabar con él, ni la misma Vida siquiera; un Amor maduro y eterno que nacido de la tranquilidad de los años, vivió en la infinitud de los tiempos, un amor regado con buenos vinos, santificado con mejores alimentos, que nos ha hecho viajar y bailar por el mundo, reír y suspirar a través de la música y sobre todo…hacernos emocionar con la sencillez y la realidad cotidiana que nos da la vida día a día, el mejor de los regalos, la vida vivida con quien amamos. Y ver que nuestro amor perdurará en el tiempo, y lo hará a través de todos aquellos que han nacido gracias a él, a través de todos aquellos que nos sobrevivirán a manos de Cronos, nuestros hijos y nietos, el mejor de los sueños hechos realidad.
Gracias Bárbara por darnos la dirección del cerrajero de tu Llave de los Mil Sueños…soñar a tu lado, es el mejor de los placeres…

 

 

 

© Yolanda Toledo –2010

 

La llave de mis sueños

IMG_2837 - La llave.La llave de los mil sueños.

“La llave de los mil sueños”

Autora: Bárbara Fernández

¡¡Este libro parece un best seller!! Tiene arranque de best seller, estructura de best seller, se lee bien, se lee fluido, no tiene terribles cuesta arriba, me he quedado impresionada. Ahora, lo que más me impresionó es la historia. Desde luego, si es una biografía, te diré que creo que sólo una persona entre millones tiene la fortuna de vivir una historia de amor así. Qué suerte.

Catalina Murillo. Escritora, periodista, guionista y profesora de escritura.

Mis libros

¡Suscríbete!

Archivos

julio 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31