Entradas con la etiqueta ‘Encuentro con la musica y la literatura aragones’

IV encuentro en Salou con escritores y música de Aragón. El Ebro y el IV Centenario de la muerte de Cervantes.

Aspecto de la Torre Vella en el IV encuentro en Salou con escritores y música de Aragón

Aspecto de la Torre Vella en el IV encuentro en Salou con escritores y música de Aragón.

El Ebro y el IV Centenario de la muerte de Cervantes en el IV encuentro en Salou con escritores y música de Aragón celebrado el 29 de julio 2016.

 

Todos los años, tras el encuentro con escritores y música de Aragón os hago una crónica con lo que yo he sentido. Este año os voy a explicar, un poquito, el guión. Las emociones me las guardo en mi corazón, un corazón que año a año está más cansado pero que me dice que tenemos que ir a por el V encuentro y si yo no llego sé que llegarán otros.

La rondalla empezó a sonar mientras todos íbamos tomando asiento y la Torre Vella se iba transformando.

Me tocó empezar saludando a las autoridades y a todos los presentes y contar un poco de que iba el encuentro este año:

IV encuentro en salou con escritores y música de Aragón.

Bárbara Fernández Esteban

“Como sabéis, cada año se elige un tema como eje en torno al que discurre el hacer literario. Este año, nos hemos sumado a las celebraciones que se están haciendo en todo el mundo en torno al  IV Centenario de la muerte de Cervantes. Y dado que Cervantes dedicó dos capítulos del Quijote al Ebro, hemos querido celebrarlo desde el rio. El Ebro genera una corriente permanente de tinta. Espero que  disfrutéis de este ratico  de literatura y música en este entorno mágico y maravilloso  de la Torre Vella

A continuación comenzó el acto José Carrasco como presentador al que le confiamos el timón para que condujera el encuentro a buen puerto a través del Ebro y con la bendición de Cervantes.

Presentador en el IV encuentro en salou con escritores y música de Aragón

El escritor José Carrasco, presentador y conductor del acto

Entre lectura y lectura, fue leyendo a Cervantes e introduciendo de poco a poco, a los demás escritores participantes para que leyéramos lo que habíamos preparado para la ocasión. José Ángel Monteagudo,nos escribió y leyó su relato: “De cómo D.Quijote abrazó, por un instante, la cordura en las riberas del Ebro” mientras la rondalla lo acompañó tocando “Peña guitarrico”. El presentador José Carrasco siguió leyendo su guión y dio paso a Carmen Molinero que leyó su relato “Entre dos aguas” mientras la rondalla tocaba “Danza del Molino”. Al terminar su lectura nuevamente intervino el presentador siguiendo hablando del Quijote para dar paso a Pilar Aguarón Ezpeleta que nos leyó un bonito texto con titulo “El mejor día en la vida de Odón Tobares” acompañada con los sones de “Aragón tierra bravía”. Nuevamente el presentador siguió conduciendo la nave a través del Ebro hasta dar paso a Enrique Villagrasa González, que nos leyó un evocador poema que escribió para la ocasión: “Una tarde en el Ebro”  mientras la rondalla lo acompañó tocando “Promesa de amor”. Continuó  José Carrasco  evocando a Cervantes hasta dar paso a Belén Gonzalvo que nos leyó su emotivo relato “Oleum Flumen” acompañada por los sones de “Amanece en el Valle”.  Al terminar siguió la intervención del presentador para dar paso a mi lectura: “El Salto” un micro, escrito para la ocasión, imaginado a Sancho y a Don quijote, en bici y en moto.

En este punto llegamos al intermedio y la rondalla Jaime I de Salou nos deleitó con GIGANTES Y CABEZUDOS.

IV Encuentro en salou , con escritores y música de Aragón

Rondalla Jaime I de Salou

En la segunda parte José Carrasco tomó nuevamente el timón para continuar el viaje a través del Ebro evocando a Cervantes interviniendo entre lectura y lectura como en la primera parte. Hizo muchas lecturas, unas propias y otras de Cervantes entrelazándolas con gran acierto. Para no hacer tan largo el escrito os pongo los relatos y poemas que se leyeron acompañados por la música de la rondalla:

Carmen Molinero: “Amanece junto al Ebro”. Pilar Aguarón Ezpeleta: “La historia de Ernesto”. José Ángel Monteagudo “Llamadme Tierra”  Belén Gonzalvo: “Elaius”. Enrique Villagrasa González: “Rio Ebro, Rio Ebro”. Bárbara Fernández Esteban: “Los ojos del Jiloca”.

Al termino de la las lecturas, después de haber recorrido el rio, ver sus amaneceres, sentir su capacidad evocadora, sus aguas tranquilas, zambullirnos en ellas con Don Quijote Y Sancho, creo que todos los presentes salimos un poco trasformados, y quizás, por el poder de la literatura un poco más sabios y alegres. Di las gracias a todos los presentes y pasé la palabra a Pere Granados, alcalde de Salou para que fuese él quien cerrara el acto.

encuentro en salou 2016

Pere Granados, Alcalde de Salou cerrando el IV encuentro de escritores y música de Aragón

Tras sus bonitas y alentadoras palabras, la rondalla tocó Sierra de luna que todos los presentes en un coro improvisado cantamos.

Mientras todo ello sucedía, cayó la tarde. Entonces, tal como habíamos anunciado,  brindamos con cava  por CERVANTES, el escritor más Ilustre de todos los tiempo, por el Ebro, por Aragón y por supuesto por nuestro magnifico  anfitrión :SALOU

Aquí  dejo la imagen con los siete escritores participantes junto con el Alcalde de Salou y la concejala de Cultura.

IV encuentro en salou con esccritores y música de Aragón.

Foto de familia del IV encuentro en Salou con escritores y música de Aragón. De izquierda a derecha: José Ángel Monteagudo, Carmen Molinero, Enrique Villagrasa Gonzalez, Pilar Aguarón Ezpeleta, Pere Granados( Alcalde de Salou) Bárbara Fernández Esteban, Mª José Rodríguez ( Concejala de Cultura) Belén Gonzalvo y José Carrasco.

.

© Bárbara Fernández Esteban, Salou 29 de julio 2016

.

http://delcamp.cat/tarragonadiari/noticia/2906/la-torre-vella-de-salou-acull-la-quarta-trobada-descriptors-i-musics-aragonesos

 

 

II Encuentro en Salou con la literatura y la música aragonesa. Homenaje a Labordeta.

Homenaje a Labordeta. Organizado por la AAE y el Ayuntamiento de Salou

Homenaje a Labordeta en el II encuentro en Salou con la literatura y la música aragonesa. Organizado por la Asociación aragonesa de escritores con la colaboración del Ayuntamiento de Salou y la rondalla cultural aragonesa Jaime I de Salou.

Desde mi casa se ve el mar. Eran las siete de la tarde del 29 de agosto pasado y después de mirarme al espejo, en un último repaso a mi aspecto para  acudir a una cita importante, me asomé a la ventana para contemplar el cielo que habían anunciado amenazador desde hacía tres días. El mar permanecía tranquilo sin que nada alterase su azul oscuro a pesar de que, en el horizonte exageradamente gris, las nubes de plomo se habían detenido sobre él.  Después de varios días de poemas y canciones de José Antonio Labordeta, a cuyo encuentro iba en la Torre Vella de mi pueblo, para el merecido homenaje que le dedicaba la Asociación Aragonesa de Escritores (AAE) y el Ayuntamiento de Salou, me pareció encontrarme con su rostro cincelado en aquel mar que él había descubierto a los veintitrés años por primera vez desde lo alto del Campamento de Milicias Universitarias de Castillejo. Sé que le sonreí a través de la ventana y él me devolvió al instante la sonrisa con su característico rictus conejil.

Faltaba apenas media hora, y sabía que la rondalla afinaba los instrumentos: las guitarras, el laúd, las mandolinas, y ordenaba las partituras; las sillas estaban vacías, el recinto de la Torre Vella, expectante, de gala, la gente agolpada en la puerta cerrada y los escritores, que encarnarían su voz en una tarde que había quedado plácida, acudían prestos al II Encuentro de la Literatura y la música aragonesa. Y en el centro de todo, el homenajeado, José Antonio Labordeta.  Mientras tanto, un pequeño percance con el ascensor de mi casa hizo que unos minutos se me hicieran larguísimos. Quizás una broma del “abuelo” para que entendiera mejor que toda su obra participaba de la opresión y el agobio de los largos tiempos de la postguerra en su Aragón querido. En el Teruel de mi infancia y en la Zaragoza de mi adolescencia.

Sin exagerar, puedo decir que más de doscientas personas ocupaban, sentados y de pie, apoyadas las espaldas en las viejas paredes del patio de la Torre Vella.  El aire olía a multitud y a memoria bajo el ficus que iluminaba un sol tímido que huía.

En la primera fila estaban la regidora de Cultura y ocho regidores del Ayuntamiento junto al presidente de la Asociación Aragonesa de Escritores. Yo ocupé, uno de los últimos asientos, para, con mayor libertad, presentarme ante el micrófono por el que tenía que anunciar a todos los escritores y poetas que intervendrían en el evento.  Gentes importantes, a quienes quiero y admiro: Ángel Guinda, Carmen Aliaga, Fran Picón, Manuel Martin. Junto a ellos ocupaban también la primera fila, los cantautores Luigi Maráez y Âlime Hüma. Todos conmovieron al público con sus intervenciones. Pero no quiero adelantarme en el relato de lo que ocurrió esa tarde mágica.

El primer acorde de la rondalla secuestró las palabras y la música inundó el ocaso del último viernes de agosto de la Torre Vella. Un silencio hermoso se extendió entre el público y la voz estremecida del presentador, convocó a Labordeta.  Lo hizo presente José Luis Corral Lafuente. Con excelente oficio nos habló de él, de la literatura que hermana a los pueblos, de su historia y sus vivencias para terminar agradeciendo al Ayuntamiento de Salou su apuesta conjunta con este segundo evento literario.

Le siguió Carmen Aliaga, poetisa aragonesa de voz cercana y gesto dramático que leyó dos poemas de las primeras publicaciones del abuelo. Yo leí un fragmento de “En el remolino”, un texto muy labordiano que habla de lo estúpido que puede ser el sufrimiento y la muerte. Fran Picón nos conmovió con poemas de la época más madura de Labordeta, y Ángel Guinda nos contó su relación con el homenajeado y con su voz profunda nos sacudió el alma con versos propios que cantaba José Antonio. Manuel Martín nos recordó el coraje y las andanzas del abuelo sacando imágenes de su mochila y Luigi y Âlime nos trajeron la añoranza de días pasados de la infancia en dos temas sublimes de Labordeta. La rondalla nos sorprendió con una jota especialmente escrita y dedicada a los escritores de la AAE cuyo eco resonará por mucho tiempo en los muros de la Torre Vella y en nuestros corazones.

El presentador, José Carrasco, (miembro de la AAE), con gran pericia, condujo al público de la mano por el tránsito de la vida y obra de Labordeta, ayudado de las soberbias interpretaciones de la rondalla. La tarde quedó hechizada de nostalgia entre dos luces mientras Labordeta se hacía grande en nuestra memoria.

Con la luz, se fue, después de haber posado sus manos en nuestros hombros igual que el viento sobre el mar. Se fue tras recordarnos que somos como esos viejos árboles batidos por el viento; se fue cerrando la puerta, dejándonos su recuerdo en carne viva.

La Regidora de Cultura cerró el acto con preciosas palabras de gratitud para todos. Nos trasladó el emocionado saludo de nuestro Alcalde que estuvo presente de corazón, y la rondalla comenzó a tocar “Canto a la libertad” que levantó como un resorte a todos y nos pusimos a cantar con José Antonio Labordeta delante de nosotros, seguros de que habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra que ponga libertad.

No fui la única a quien se le humedecieron los ojos. La cálida noche del último viernes de agosto en la Torre Vella nos encontró con un vaso de vino brindando por el “abuelo”. Al llegar a casa y mirar por la ventana, una luna incipiente cincelaba en el mar la sonrisa de un aragonés universal.

©Bárbara Fernández Esteban. Agosto 2014.

Prensa:

Salou rinde un homenaje a Labordeta 

http://www.salou.cat/noticia_detall/_WJSnMCmKj4FboysZODAbMSnkejG2YEmk8OIejE8MduM

 

 

Encuentro en Valencia con la literatura y la música aragonesa.

Imagen con los músicos del centro aragonés en Valencia y de los escritores participantes en el evento.

El pasado sábado, 12 de abril, Valencia olía a azahar y a perfume de rosas. En la magnífica Casa de Aragón, que el Centro Aragonés de la capital del Turia tiene en pleno corazón de la ciudad, la Asociación Aragonesa de Escritores en colaboración con dicho Centro, dentro de su Gran Semana Cultural, dio un homenaje muy merecido a dos escritores ilustres: al oscense Javier Tomeo y al bilbilitano José Verón, en un Encuentro con la literatura y la música aragonesa.

El Presidente de la institución anfitriona, Don Pablo Gómez, inauguró el acto con unas cálidas palabras de bienvenida y hospitalidad, al tiempo que ponía de manifiesto que un evento, dedicado a la literatura y a la música, como el que se llevaba a efecto daba más sentido a la Casa de Aragón al hacerse eco de las voces de tan famosos autores junto a otros escritores, también laureados con el premio de las letras aragonesas, como Ana María Navales, José María Conget, Gil Novales, se escucharon algunos de los mejores fragmentos de sus obras que constituyeron un contexto entrañable. La presencia de Angel Guinda, escritor y poeta, también laureado, añadió emotividad y sentimiento cuando recitó con voz grave su poema El mar de “Claro interior”.

La lectura de los fragmentos seleccionados estuvo a cargo de otros escritores, algunos, vinculados directamente a la AAE, como Blanca Langa, Mariano Castro, y una servidora que acudimos ex profeso desde nuestros lugares de residencia para dicho evento; también colaboraron a la brillantez del acto, Pilar Moros, miembro de la Junta Directiva de la AAE, y  el escritor valenciano José Carrasco, también miembro de la AAE , copresentando el acto.  Como invitados colaboraron igualmente  otros escritores valencianos  como Rosa Montolio y Blas Muñoz de la Asociación de Escritores (CLAVE), y los hermanos Manuel y Soledad Benages.

La rondalla del Centro Aragonés de Valencia acompañó las lecturas con una esmerada selección de obras muy conocidas como banda sonora de la misma, entre las que merece destacar: “Mi favorita”, ”La cadenica de oro”, y ”Sierra de Luna”. En el intermedio la Rondalla interpretó La Mazurca de Albarracín, especialmente dedicada a los muchos turolenses que estaban presentes en el extraordinario y noble salón de actos que posee la Casa de Aragón en Valencia.  Como remate final del acto sonó “Bronchales, Balcón de España” para lucimiento exclusivo de la Rondalla ante un público cautivo de su música como corona de las buenas letras.

El Presidente del Centro Aragonés clausuró el acto agradeciendo al numeroso público que escuchaba atentamente las lecturas y la música, su asistencia, a los lectores intervinientes su actuación y a la Asociación Aragonesa de Escritores la iniciativa en la organización del evento en el que conjuntamente prestigiaban las buenas letras aragonesas.

Como broche final y para general sorpresa, la rondalla propició un rondó espontaneo de jotas que colmó de sonrisas de fiesta los rostros de todos los asistentes, mientras el Presidente del Centro Aragonés distribuía entre los escritores que participamos “el cachirulo”, para que todos nos sintiéramos, en un pedazo de Aragón en Valencia, como en nuestra propia casa.

Al salir, la primavera resultaba todavía más acogedora y la ciudad seguía oliendo a azahar y a perfume de rosas.

Nota:

En la imagen falta Angel Guinda, homenajeado y lector  de sus propios poemas, que unos minutos antes tuvo que ausentase por la premura de la salida de su tren para regresar a madrid,

 

©Bárbara Fernández Esteban. Abril 2014.

Mis libros

¡Suscríbete!

Archivos

septiembre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930